El Maldad

Videoblog, Noticias, Política, Música, Cine, TV, Series, Viral y Youtube

Banqueteras frustradas

Yo soy de esos que disfruta más de unas “banqueteras” que ir a un antro o bar, es decir, conocemos el término “banqueteras” de echarte unas cervezas en la banqueta de tu casa, en este caso, en mi hogar es tomar unos caguamones con amigos en el patio, donde tengo sillas de jardín y suelo sacar el cañón con una bocina de Shrek para poner videos musicales en el Roku.

Brindis con cerveza.
Brindis con cerveza.

En una ocasión, uno de mis mejores amigos, cuya amistad se vería un tanto mermada, quedó de ir a mi casa con su novia, cuñado y un amigo en común, con hora ya específica. Pasó el tiempo y no llegaban, ya tenían casi una hora y media de retraso por lo que me comencé a preocupar.

Le marco a mi camarada y me dijo que estaban en un bar/antro, lo cual me molestó porque no me avisaron y le dije en tono seco: “ok”, a lo que respondió con un simple: “caile”. En ese entonces no tenía auto y me dijo que me pagaba el taxi, de por si ya era un tanto incómodo que me pagaran el transporte pero a su vez que me hayan dejado plantado; total que me quedé en mi casa pisteando solo.

Al día siguiente, se disculpó y se justificó diciendo “creo que es válido cambiar de planes”, le dije que efectivamente así es, pero en caso de que no le marcara yo no me hubiera enterado de dicho cambio, en otras palabras, ni siquiera se preocupó por avisarme dejándome plantado.

Desde ese entonces, cada vez que quedamos en hacer algo, me cancela unas horas antes, nos alejamos bastante y creo que después de tantos años solamente hemos convivido juntos como un par de veces.

Cada quien ya anda en otra onda, aunque le he dicho que voy a su casa pero que me diga a que hora siempre se niega porque el perro estaría ladrando y su hijo enfandando, otra forma de decirme que no tiene tiempo para mi, no le interesa pues, pero seguimos en contacto.

Otra anédota: un sujeto que he convivido con él en un par de fiestas, me cayó muy bien, interactuamos seguido en redes sociales, incluso una vez vino a mi casa con su novia de ese entonces y todo bien.

Pasaron los años y en una publicación suya red social le dije “saca las caguas”, quedamos que el viernes y parte de su rutina diaria es ir a cierto lugar por trabajo cerca de mi casa, quedó que al desocuparse vendría y llevaría unas amigas.

Todo iba bien ese viernes, llegué del gym, compré mi cerveza y botanas para todos, procedí a limpiar las sillas con un trapo, así como la mesa de jardín, pues estaban llenas de tierra, saqué la bocina para poner música desde el celular. Me bañé, comí y lo estaba esperando cuando me pidió mi dirección por inbox.

A los minutos me dijo que mejor fueron a un bar de la zona y que ya tenían mesa, que fuera, que estaba “tranquis” y me mandó una foto en el lugar; me decepcioné por el cambio súbito y le dije: “Gracias pero yo paso”.

Mis razones no se las dije, en primera porque la foto que me mandó se miraba el lugar abarrotado, en segunda porque la cerveza artesanal no me gusta y tercero, porque supongo que no se imaginó que iba limpiar para recibirlo junto con sus acompañantes, es decir, limpié de okis. Otra noche tomando solo.

En caso de que quedes con alguien de echarte unas frías, no canceles a último momento por cambiar de planes, no sabemos lo que hace la otra persona para tenerte de visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *